¡CAMPEONES!!!!!!

¡CAMPEONES!!!!!!

jueves, 20 de mayo de 2010

Antonio Burgos

Para ahorrar, Modelo Diagonal

No sé si es leyenda urbana, como llaman ahora a los embustes, o leyenda rural del Ampurdán. Cuentan que Don Juan Carlos, cuando era Príncipe, en uno de sus viajes para conocer la realidad de España, visitó a Josep Pla en su casa de Mas Pla. Y que Pla le dijo (traten de poner acento catalán si leen en voz alta la supuesta cita):
-Cuando vaya a llegar al trono, le dirán que convoque un referéndum sobre la Monarquía. No les haga caso, y reine sin más. No se olvide nunca de lo que le pasó a su abuelo.
Como Josep Pla no sólo no está de moda, sino que es autor maldito por haber entrado «empotrado» como cronista de guerra en las tropas nacionales del general Yagüe que tomaron Barcelona en 1939, el alcalde de la Ciudad Condal no lo habrá leído, y desconoce su atribuida frase del referéndum sobre la Monarquía. Y sobre todo referéndum en general. De otra forma no se explica que Jordi Hereu haya convocado el referéndum de la reforma de la Diagonal para perderlo.
No sé si saben la historia de la Diagonal. El que José María del Nido llamaría Jorge Heredero (como le dice al otro Juan Lapuerta) quería gastarse una fortuna en reformar la Diagonal. Hablan de 700 millones de euros para cargarse la Diagonal. Propuso tres posibilidades a los vecinos: la A, convertirla en un bulevar; la B, en una rambla; y la C, la Virgen de Lourdes, «por lo menos como estaba», no tocarla. Aunque solamente fue a votar el 12 por ciento de los convocados, salió por aplastante mayoría, por el 79,84 por ciento del censo, la opción C: aquí no se gasta un duro, que la pela es la pela, y dejamos a la Diagonal tal cual, que está divinamente y no está el horno de la crisis para bollos de despilfarro.
Bueno, pues aunque haya perdido el referéndum, y aunque tenga que meterse su proyecto de Diagonal por donde le quepa, ¿se puede decir un óle al alcalde socialista de Barcelona? ¡Óle! Y no es que yo esté haciendo el camino del Rocío y haya cogido una papa como un piano, pero ¿se puede decir otro óle, por una vez y sin que sirva de precedente, a Leire Pajín? Pues ¡óle! Porque tras la pérdida del referéndum y la crisis política que la Diagonal le ha liado al ayuntamiento socialista de Barcelona, la Pajín ha dicho: «Ya le gustaría a los madrileños ser consultados cada vez que su alcalde toma una decisión».
¡Toma, y a los sevillanos, y a los valencianos, y a todos! Bien que me gustaría que mi alcalde, del mismo partido que el de Barcelona, nos hubiera consultado a los vecinos antes de gastarse muchísimo más de 700 millones de euros para que Sevilla no se parezca para nada a Sevilla. Aquí no hubo Opción A, Opción B u Opción C para cargarse la Diagonal, digo, la Avenida, nuestra Diagonal; ni para poner en pleno centro las setas de cemento y madera de un arquitecto alemán que se cree genial y que ni sabemos lo que van a costar; o para estrechar las calles y hasta el Puente de Triana para poner carril bici. A mí me hubiera gustado tener de alcalde a Jorge Heredero para que me hubieran preguntado en referéndum, al helvético modo, sobre las pequeñas grandes cosas que nos alegran o amargan la vida, antes de desfigurarme la ciudad en que nací, que tengo la sensación de que me han reformateado el disco dura de la memoria. Y nada digo de los madrileños, a los que Gallardón no se ha dignado preguntarles su parecer sobre el traslado del Ayuntamiento a esa catedral por lo civil desalojada por los carteros, y a la que llamaron Notre Dame de las Comunicaciones cuando se acababa de construir, ya entonces era un disparatón.
Aquí lo que hay que hacer es aplicar en toda España el Modelo Diagonal contra la crisis. Antes de despilfarrar un solo euro, a preguntar se ha dicho a los que van a tener que pagar el disparatón. «Para ahorrar, Modelo Diagonal», aunque suene a anuncio antiguo de la radio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario